domingo, 13 de marzo de 2011

13-3-11. Silla de Felipe II. Abantos

Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar.
Ernest Hemingway
La de hoy no me parece una ruta para machacarse en plan contrareloj, y no porque no tenga dureza para ello. Pero las zonas por las que transcurre invitan más al paseo sosegado, contemplando algunos de los rincones más espectaculares que la naturaleza nos puede ofrecer en Madrid. Vamos a atravesar dos zonas protegidas, el Bosque de la Herrería y el Monte del Romeral y el Cerrado, ambas pertenecientes al municipio de San Lorenzo del Escorial. 
La ruta la he iniciado, como casi siempre en esta zona, en el aparcamiento del merendero El Tomillar, que por cierto lo están restaurando después de años cerrado. Siempre viene bien una cocacola al acabar. Primero me he dirigido por carretera a San Lorenzo, donde una vez más he tenido ocasión de contemplar el monasterio, bordeándolo en dirección a Avila.

 Monasterio de El Escorial, a estas horas sin turistas

Una vez pasado, me desvío a la izquierda atravesando una puerta con una rústica cadena y entro en La Herrería, dejando a la derecha el golf. Voy bajando hasta que llego al cruce con la carretera de Avila. Una vez cruzada, comienza el primer ascenso del día, a la silla de Felipe II. Ya estoy dentro del Bosque de la Herrería, y realmente es una zona que merece un paseo a pie. De hecho, en los 4 o 5 km me habré parado unas 20 veces, para hacer fotos y leer los paneles informativos que nos dan cuenta de la amplia variedad de  flora existente. Nunca viene mal para aprender a distinguir los diferentes tipos de árboles y arbustos. Encontramos aquí robles, quejigos, sauces, arces, y distintos arbustos como cantueso, majuelo, retama, etc...

 Bosque de la Herrería

La carreterita que recorre el bosque termina de nuevo en un cruce con la carretera de Avila, ya en plena ascensión al Puerto de la Cruz Verde. Por unos pocos metros, vamos a tomarla, hasta llegar al desvío a la derecha en dirección a San Lorenzo. Seguimos unos 400 o 500 metros hasta que nos encontramos una barrera a mano izquierda dando paso a la pista que nos permitirá recorrer el monte del Romeral y del Cerrado, segunda zona de interés del día. A mí no me resulta tan espectacular como la Herrería, pero hay que reconocer el esfuerzo efectuado para acondicionar sus pistas y dotarla también de paneles informativos.


 Monte El Romeral

Una vez atravesado, tomamos una nueva senda bastante más rota, con la que vamos buscando el inicio de la subida fuerte del día: las famosas zetas de Abantos, un estrecho sendero con numerosas y cerradas curvas de 180º. Aquí, todo consiste en negociar bien las curvas y los saltos producidos por las piedras y las raíces superficiales. Rápidamente vamos ganando altura, hasta llegar a la carretera de Abantos, a la altura de la curva en la que se inicia la parte más dura de la ascensión.

 Sendero de las zetas

En esta ocasión, no vamos a completar la subida, sino que tomamos dirección bajada. Después de pasar por el arboreto Luis Ceballos y una fuente, llegaremos a un mirador.

 Así bajan los arroyos en Abantos

Aquí, tomaremos la carretera de la izquierda, después de pasar una barrera, y por un agradable y llano paseo por el bosque nos acercamos hasta una zona de mesas, donde se inicia el descenso. Pero no, no vamos a bajar todavía, sino que tomaremos la pista a la izquierda que nos acercará hasta el valle de los Caídos. Al poco de empezar por esta pista, nos encontramos con un rampón en el que mi deplorable estado de forma me obliga a echar pie a tierra. No pasa nada, ya he advertido que esta ruta es para disfrutar. Después se inicia una bajada hasta el mismo muro de cerramiento del Valle de los Caídos, y nos encontramos con una cancela cerrada a cal y canto.

 Camino al Valle de los Caídos

No sé si estará permitido pedalear por el interior. Todas las entradas que he visto, tanto por este lado como por la zona del embalse de la Jarosa están igual, y uno, respetuoso con la autoridad, nunca se ha atrevido a sortearlas, y menos en un enclave como éste, no vaya a ser que nos topemos con algún fantasma del pasado. Pero sí es verdad que, mirando en el Google Earth, se adivinan multitud de pistas por su interior con un aspecto magnífico.

 Cancela de acceso al Valle de los Caídos

Así que nos vemos obligados a dr la vuelta y retomamos la ruta por una pista paralela a la que traíamos, pero a menos altitud en la ladera. Casi al final, se convertirá en un estrecho sendero en el que podremos poner a prueba nuestra habilidad sobre la bici. Llegaremos de nuevo a la carretera de Abantos, desde la que iniciaremos una rápida bajada hasta el punto de inicio.

 Sendero casi al final

En total son poco más de 33 km. Como siempre, la he colgado en Wikiloc. Pero a mitad de ruta, se me ha apagado el GPS. Lo he vuelto a encender y he unido con el Mapsource las dos rutas resultantes. El track es correcto, pero no así el desnivel acumulado. Calculo que habrán sido unos 700-800 mts de desnivel positivo, lo que no está mal para tan pocos kms.

3 comentarios:

David G. Manzanilla dijo...

Hola Chema!, te ha quedado una cronica redonda, con unas fotos muy chulas. Tengo muchas ganas de subir el alto de Abantos, pero hay tantas formas de atacarlo que me vuelvo loco. Siempre he querido ascenderlo como lo hacen en la Vuelta a España, pero por las zetas debe de ser la leche!!!. Sigue escribiendo y que sea más amenudo que lo haces muy bien. Un saludo

el globero dijo...

Gran crónica como siempre. Ésta ruta la hicimos una vez juntos, ¿no?

pablo.bk dijo...

Qué zona tan bonita la de Abantos, el bosque de la herrería, la Silla de Felipe II, el camino de los Indios desde la Cruz Verde.
Ya se echaban en falta tus crónicas Chema.
No pares de rodar!