domingo, 2 de agosto de 2009

2-8-09. Rascafría-Pto. Malagosto-Pto. Navafría

Exageráis la hipocresía de los hombres. La mayoría piensa demasiado poco para permitirse el lujo de poder pensar doble.
Marguerite Yourcenar

Si tuviera que definir la ruta de hoy en pocas palabras, diría "im-precionante" y "¡buffff!. A priori, una ruta que asciende a 2.150 mts de altitud no presagia nada bueno. Y si añadimos la dificultad del terreno en algunos tramos y la longitud, tenemos todos los ingredientes para convertir la ruta en un pequeño calvario. También puede ser que ya no esté para estos trotes. Transcurre la ruta íntegramente por los montes Carpetanos, alineación montañosa que cierra el valle de Lozoya por el Norte. He iniciado la ruta en Rascafría.

¿La Paris-Roubaix?. No, Rascafría

Atravieso el pueblo en dirección norte, hacia el campo de fútbol, por unas preciosas calles adoquinadas. Tras atravesar un paso canadiense, comienza una pista en perfecto estado y con una pendiente suave. De vez en cuando, un claro en el espeso bosque permite una perspectiva de la altura ganada.

¿Donde están los gnomos?

Al fondo, Rascafría

A la salida de una curva he podido ver a un jabalí con cuatro o cinco jabatillos. Así, de forma cómoda voy acumulando kilómetros y altitud. De pronto, a través de un claro aparece ante mí la silueta inconfundible de Peñalara y el pico Claveles. Parece al alcance de la mano. Esta "autopista" acaba bruscamente en una curva a derechas, más a menos cuando desaparecen los árboles. Las piedras sueltas dificultan el pedaleo, pero de momento puedo continuar montado.

Autopista al cielo, con Peñalara al fondo

Se acabó lo bueno

Enseguida llego al puerto de Calderuelas, aunque no sé situarlo físicamente en ningún punto concreto de la ruta, ya que ni los mapas consultados ni el GPS me lo permiten. Tampoco sé si hay algún cartel que lo indique. Si así fuera, me lo he saltado. Al poco de donde se supone el puerto anterior, y tras un breve descenso, llego al puerto de Malagosto, uno de los objetivos del día. La verdad, llegar a un lugar mencionado en El Libro del Buen Amor del año 1.330 a mí me emociona, y más imaginarme al Arcipreste de Hita caminando por estos lares, que si ahora transmiten soledad, en el siglo XIV debían ser totalmente salvajes. Curioso fue el encuentro con la Chata, la portazguera del puerto:

Pasando una mañana por el puerto de Malagosto
salteome una serrana a la asomada del rostro:
"Fa de maja", dis', ¿donde andas, que buscas o que demandas
por aqueste puerto angosto?"

Díjele yo a la pregunta: "Vome facia Sotos albos"

Sigue el Arcipreste relatando sus desventuras con la Chata. Consigue de ella refugio, alimento y beneficiársela. Claro que, si fueran ciertos todos los lances amorosos que cuenta en su obra, resultaría ser el Arcipreste una especie de Nacho Vidal del siglo XIV.
Hasta ahora la ruta ha resultado cómoda y muy agradable. Paro un momento junto a la cruz de hierro de Juan Ruiz, a pocos metros del puerto, antes de afrontar la parte más dura de la jornada, una subida en la que, la fuerte pendiente y la piedra suelta me imposibilitan mantenerme sobre la bici. Toca patear. Llego así al punto más alto de la ruta, a 2.151 mts según el GPS. Durante varios kms, voy a transitar por encima de los 2.000 mts, lo que se nota en la fresca temperatura. Decido por tanto descender antes de parar a descansar.

La cruz de Juan Ruiz

Estoy ya a 2.000 mts. Y queda lo peor

El descenso lo realizo sobre la vertiente segoviana, al principio por una pista con mucha piedra suelta, donde me cruzo con el único ciclista que veo por estas alturas, y más tarde por una estupenda pista que me lleva hasta el cauce del río Cega. Cuando llego a un puente que me permite cambiar de vertiente, paro a descansar e inicio el ascenso a Navafría, junto al refugio de la Fragua. Veo en el Sigpac que la ladera por la que he descendido tiene el divertido nombre de Cuesta de Desgarra Rabos. ¡Toma ya con las toponimias!.
La subida a Navafría no es en principio muy dura, aunque tiene algunas rampas de cuidado. Pero dado que vengo de una altura considerable y tampoco he descendido tanto, tan solo me queda por salvar un desnivel de unos 250 mts. También es cierto que los km empiezan a pesar.

Subiendo a Navafría

Pero todo llega, si es necesario con el platillo y corono Navafría mientras un numeroso grupo de bikers han montado un chiringuito con mesa de camping, bebidas, frutas, etc... Eso es asistencia.
Aunque me consta que hay pistas para descender el puerto hacia la vertiente madrileña, me apetecía esta vez bajar por el perfecto asfalto de la carretera. Tampoco es que haya hecho ninguna locura, la máxima velocidad conseguida han sido 50 km/h. Rápidamente llego a Lozoya. Sigo por carretera hasta Pinilla del Valle. En este pueblo tomo un bonito camino que va uniendo los pueblos del valle. Atravieso así Alameda del Valle, Oteruelo y finalmente llego al punto de inicio, a Rascafría, muy cansado pero satisfecho por haber conseguido acabar esta preciosa ruta.
Compruebo en wikiloc los datos: 60,28 kms de longitud y un desnivel positivo acumulado de 1.472 mts. Absolutamente recomendable si no le asusta a uno la soledad y encontrase a kms de la civilización (y sin cobertura para el móvil).


2 comentarios:

Manuel José dijo...

Curiosamente hice esta misma ruta ese mismo día, unas horas más tarde, aunque solo subí desde Oteruelo hasta Malagosto.
Este domingo se celebraba la tradicional Romería a Malagosto y gentes de ámbas vertientes subieron hasta allí. una pequeña mutitud, a pie, caballo, BTT y 4X4.
Se celebró una misa y una comida, un arroz campero.
Por poco, la Soledad que mencionas no la encuentras.
Buenas rutas.

pablo.bk dijo...

Buenísima ruta la que has hecho. Nunca he subido ese puerto de Malagosto. Me la apunto como futurible.