lunes, 14 de abril de 2008

13-4-08. La Hoya de San Blas desde Collado Mediano



No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente.

René Descartes


El próximo domingo corremos en la marcha de Colmenar Viejo, una más en el calendario de marchas de la Comunidad de Madrid. Teniendo en cuenta que son 70 km y el respeto que ello nos supone, hemos preparado para hoy un entrenamiento de fondo. Enlazando trozos de varias rutas, conseguimos sumar 81 km, salvados, todo hay que decirlo, con más suficiencia de la que nuestro estado de forma podría anticipar. Empezamos en Collado Mediano, y nos dirigimos hacia Alpedrete por el camino del yacimiento romano. En el paraje conocido como El Beneficio, durante dos milenios han permanecido ocultos los restos de una posada romana, en los que, tras las excavaciones pertinentes llevadas a cabo, se pueden distinguir un área termal (baños), una cocina, un comedor amplio y unas salas de dormitorio. Una vez en Alpedrete, tomamos rumbo a Villalba pueblo por el tanatorio y el cementerio, para enlazar con el camino paralelo a la carretera a Moralzarzal. A la altura de la gasolinera, cruzamos ésta y bordeando el pueblo, llegamos al camping. Desde aquí se inicia una dura subida al depósito de agua, terminada la cual, llegamos a un mirador que nos obsequia con unas vistas impresionantes de la sierra. Buen lugar para hacerse una casita. Tras un rápido descenso, giramos a la derecha y nos encaminamos hacia la carretera M-607, entre Cerceda y Colmenar Viejo. La atravesamos por debajo e iniciamos una subida que nos acercará hasta el camino de Santiago versión Madrid. En el cruce, giramos a la izquierda y rápidamente empezamos a bajar hasta llegar a la cola del embalse de Santillana. Sorprendentemente, está bastante lleno. No parece que esta semana haya llovido tanto como para llenarlo. Atravesamos Manzanares el Real y seguimos por carretera dirección Soto del Real. En un principio, tomamos el camino paralelo entre la carretera y el embalse, pero llega un momento en que los charcos son verdaderas lagunas imposibles de vadear con una humilde bici. A unos 3 km, abandonamos la carretera y tomamos la pista a la izquierda que nos lleva hasta la Hoya, casi siempre en ascenso. Al poco, nos encontramos con el vadeo del Arroyo del Mediano, que baja muy crecido y sobre todo, con mucha fuerza. Vemos a varios bikers que se están descalzando para atravesar el río sin mojarse zapatillas y calcetines. Yo, sin pensarlo mucho, me bajo de la bici y lo atravieso con el agua helada casi por las rodillas. Pero mi hermano, como si fuera del mismo Bilbao, lo atraviesa montado en la bici, con dos c.... Im-prezionante. Continuamos la ruta, bordeando el embalse de los Palancares. Seguimos ascendiendo, hacia la ermita de San Blas. Pasada ésta, giramos a la izquierda hasta llegar al cruce del camino de la Fuente del Cura, donde llegaríamos si giramos a la derecha. En este cruce paramos a tomar la barrita de rigor. Llevamos ya 44 km. Nos deleitamos también con las impresionantes vistas. Bueno, estropeadas un poco por el Centro Penitenciario de Soto del Real y el trazado del AVE a Valladolid, dos hitos de la arquitectura e ingeniería patrias, a los que no les vendrían mal unos arbolitos para disimular el hormigón. Tras el descanso, giramos a la izquierda para afrontar los últimos km de subida hasta la Hoya de San Blas. Una vez pasada la portilla, iniciamos el descenso y retomamos el camino de subida a la altura del embalse. De nuevo, llegamos al arroyo. Esta vez, ninguno de los dos nos lo pensamos y lo vadeamos montados ante el estupor de unos jóvenes que estaban al otro lado. Todavía deben estar pensando quienes eran esos locos. Rápidamente completamos el descenso hasta llegar a la carretera. Giramos a la derecha, llegamos a Manzanares y paramos en la gasolinera para el momento Aquarius. Después, seguimos por la carretera hasta llegar al camino de la Peña de la Gallina, donde giramos a la derecha. Inmediatamente volvemos a encontrarnos con el GR-10, que tomamos hacia la izquierda para dirigirnos a Matalpino. Callejeamos por la urbanización La Ponderosa primero, y el Berrocal después, para de nuevo, llegar a la M-607. Una vez cruzada, comienza una pista que nos lleva a Becerril de la Sierra. Desde este pueblo nos encaminamos al punto de inicio por carretera. Comienza a llover ligeramente y además nos pesa el kilometraje. El final de la ruta lo acogemos con alivio, pero también con satisfacción pues hemos acabado bastante bien. El próximo domingo será otra historia, pero por lo menos tenemos la tranquilidad de encontrarnos con fondo suficiente.

1 comentario:

Aalto dijo...

-off topic-

Felicidades por el blog, tienes un premio por aquí

Un saludo madrileño,
y buenas pedaladas.